EL EMBARAZO

Después de conocer a Alma de Papi y decidirnos a tener un bebé, llegaron los nueve mesecitos de embarazo. Después de leeros a muchas, la verdad es que mi embarazo fue fenomenal jeje.
Al principio tuve bastantes ascos (que además yo le cojo tirria a la comida muy fácilmente sin estar preñi jeje). Hubo un par de semanas que no podía beber ni agua. El McDonalds lo veté. Y siempre odiaré los macarrons (los pastelitos esos de colores típicos franceses). También tuve unos buenos calambres en las piernas que me hacían despertarme doblada de dolor.

Yo tenía claro que hasta la semana 12 no lo íbamos a anunciar a bombo y platillo ni mucho menos. En la semana 10 se lo dijimos a los futuros abuelos y en la 13 después de la ecografía al resto de la familia. Soy muy consciente de todo lo que puede salir mal y no quería pasar por el trago de anunciar algo y luego ver la cara de lástima de gente que no tiene por qué enterarse de mis tristezas. Así que con bautizo de un primo de por medio y todo, ahí estuve seleccionando lo que podía comer y lo que no muy discretamente.

En la ecografía de la semana 12 nos dieron el susto del ARSA. Fue un momento super angustioso en el que era imposible para de llorar. Pero, por suerte, al hablarlo con la gente de mi alrededor y luego con la ginecóloga, me tranquilicé muchísimo. Decidí apartarlo de mi mente y disfrutar.

La prueba de azúcar me dio fenomenal, tenía una barrigota monísima, engordé sólo 8 ó 9 kilos, podía dormir bastante bien… vamos, de las embarazadas que dan asco jeje.

Hasta que en la semana 37 o así llegó… mi amiga la CIÁTICA! Sí, señores. Con el barrigón y una muleta porque si andaba, bien, pero en el momento en el que paraba y tenía que retomar la marcha ahí me pegaba un tirón que me daba miedo que me fallase la pierna… y las señoras me miraban con una cara de pena…

Al final recuerdo decirle a Alma de Papi: tengo ganas de que mi cuerpo vuelva a ser sólo mío. Porque esa sensación de que cada día te pasa algo nuevo y que no lo puedes controlar es un poquito estresante.

Todo iba fenomenal. Tan fenomenal que llegué a la semana 41 tranquilamente y ahí no había señal de que la niña quisiese abandonar el útero de su santa madre. Así que el médico nos dijo que sólo dejaban 41+3 y que si no me ponía yo sola de parto, el domingo, a las 9:30 de la mañana tendría que ingresar por urgencias para realizar una inducción.

¿Tuvisteis muchos síntomas típicos de embarazo? ¿Fueron embarazos llevaderos o de los de reposo absoluto?

Anuncios

25 comentarios en “EL EMBARAZO

  1. Jaja vaya percal, con el barrigón y la muleta…los embarazos…qué gozada, y aún así seguimos empeñadas en repetir! jaja

    Yo tuve ascos hasta el quinto mes, con decirte que comía sóla en la cocina encerrada. Me dediqué a comer comidas sosísimas, sin olores ni sabores, porque me moría de los ascos. No pude entrar en un restaurante hasta casi el tercer trimestre…un desastre!

    Un besito!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Si… Yo no se que tienen que caemos como tontas repitiendo y repitiendo je eje oye a q no cogiste nada de peso?? Con tanto asco seguro q no!! Jajaja mis ascos duraron lo justo pero con los alimentos vetados aun hoy me revuelvo! Un besote!

      Me gusta

    1. Muy aquí como llegues a 12 kilos las matronas te echan unas broncas!! Yo tenia mucho miedo porque engordó fácilmente pero por suerte no me tuvieron q decir nada! Te crean unas tensiones estos médicos!! Seguro q estabas monisima toda barriga!! Jejeje un besote!!

      Me gusta

  2. Pues sí, das asco jijiji. Quitando la ciática, tuviste un embarazo estupendo.

    El mío fue movidito. Náuseas y vómitos hasta el sexto mes. Del sexto mes hasta el final, los ardores. Se me dormía una pierna tooodo el tiempo, tumbada o andando (se supone que tenía algún nervio pinzado por el peso del bebé). Tenía los pies hinchados (sólo al final, menos mal) y gracias a los dioses del olimpo que me pilló en verano y podía ir en sandalias/chanclas. Me daban calambres de esos que se te montan los gemelos.
    Para rematar, me puse tremenda porque cogí 18 kilazos de nada. Y, ojito, me veía estupenda. Claro, con las “carnes prietas” se ve bien. Cuando pares y la tripa se desinfla vienen los dramas tipo “esto no es mi cuerpo”.
    Como curiosidad, en mi primer embarazo, que también tuve náuseas fuertes, le cogí una asco tremendo a mi comida favorita: la paella. No podía ni olerla, ni verla.

    Me hubiese gustado saber hasta qué semana hubiese llegado si no me hubiesen programado la cesárea. ¿Hubiese llegado a 41? Ay… eso nunca lo sabré.

    Ahora nos tienes que contar el parto!

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo no llegue a vomitar pero porque hace q no vomito como 20 años jaja y ardores tuve un par de días q me cruzaban la espalda y era horroroso… Lo bueno es q al día siguiente todo desaparecía jeje los calambres a mi me dieron mis noches tb eso fue chunguillo… Aysss la paella… A mi se me antojo mogollón al principio jaja eso y los calamares todo con muuuucho limón jeje que rico!! Siii el parto es el siguiente jeje un besote!!

      Me gusta

    1. Ah mira dolor de rodillas tuve yo como dos meses en el post parto… Creí q nunca mas me podría agachar como una persona normal!! Jeje bueno yo creo q tb es muy importante la actitud con la q se lleve q si una esta contenta parece q todo molesta menos 🙂 un besote!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Yo creo que estoy llevando un embarazo muy bueno. Ahora bien, tuve pérdidas en la semana 7 y me tuvieron en reposo absoluto hasta casi la 11 en la que me dieron el alta (menudo alivio, lo recuerdo horrible).

    Ciática y dolor de espalda desde el principio, eso si. Y ahora odio el gazpacho! BUAAAAA!!! Con lo que a mi me gusta!!!

    Y luego lo típico, ascos, cansancio, dormirme por las esquinas (de pie en el metro, directamente), algún que otro vómito en proyectil incontrolable… (pobre mozo U_U) pero un embarazo bueno, a fin de cuentas. Eso si, como comentaba en mi ultimo post no se si está siendo bueno porque no tengo obligaciones laborales o si estaría echa mierda si tuviera que seguir el ritmo de la clínica :/. Una duda que siempre tendré.

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja pobrecilla!! Esta claro q es todo con el humor q se mire porque cualquiera q te oiga pensara q no te libras de una!! Así q sigue con esa actitud jeje q hay q disfrutar de cada nausea jajaj y lo bueno es q es un estado transitorio jejeje yo tb pase mi embarazo de baja en casa desde la semana 12 pero xq el trabajo era peligroso no porq fuese nada mal y yo creo q esa tranquilidad influye un montón y se disfruta mucho!! Un besote!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s