MIS EMOCIONES EN EL POSTPARTO

Últimamente recuerdo mucho mi embarazo, mi parto y mi postparto, váyase usted a saber por qué. El caso es que, además, con un par de primas a las que le queda un suspiro para dar a luz una a su primera hija y otro a su segundo hijo recuerdo mis días en el hospital y los primeros días en casita. Recuerdo ver las fotos de esta prima que ya tiene un niño, en las semanas posteriores al nacimiento de su primer bebé y creí morir… ¡la pobre! ¡Qué cara, qué ojeras! Por no hablar de lo nerviosa que estaba todo el día, lo desbordada que estaba y lo bien que le vino volver al trabajo a las 16 semanitas de parir (palabras textuales suyas).

Es cierto que mi prima y yo somos muy distintas, que yo siempre he tenido claro que quería ser madre y ella es de las de “tener hijos porque toca” de lo que ya hablaré otro día. Y es que el embarazo es difícil, parir es difícil, el post parto es difícil y la crianza es difícil y si encima es algo que haces simplemente porque es lo que se espera de ti, apaga y vámonos.

Pero bueno, a lo que voy. A mí el post parto me daba bastante miedo. Reconozco que a partir de la semana 15 dejé de ver vídeos de partos y traté de no pensar pero la sombra de una depresión postparto me planeaba mucho la cabeza porque yo soy de tendencia tristona. Y me daba mucho miedo pensar en lo que dicen muchas mujeres que lo pasan que tú estás triste y nadie te entiende porque se supone que tienes que estar feliz, el agobiarme y perder la paciencia con el bebé, que la gente me presionase…

Es cierto que cuando pasas de tener “algo en la barriga” a ver a tu bebé ahí llorando, encima de ti, con sus manos, sus pies, su cara… es raro. Y es que es un cambio muy brusco. Ale, ahí tienes una persona que depende de ti las 24 horas del día, de golpe, sin libros de instrucciones. La primera noche yo no tenía ni sueño y eso que llevaba desde las 4 de la mañana que rompí aguas en danza. Estaba activada, bastante tranquila y contenta porque el parto se había dado bastante bien. Yo pensaba “madre mía cuando me llegue el bajón”.

Y llegó, pero llegó raro. La primera tarde en casa estuvimos acompañados de familia pero al día siguiente, recuerdo tener cogida a la niña en brazos, poner musiquita de fondo y bailar con ella y llorar… llorar como un grifo abierto de felicidad. Y así estuve varios días. Me la quedaba mirando embobada en la cuna, mamando o en brazos y era incapaz de controlar las lágrimas y como una presión en el pecho pero de felicidad eso sí. Nunca pensé que me pasaría eso.

Momentos de agobio también hubo, por supuesto. Y eso que fuimos previsores y dejamos comida congelada y contamos con las cocinitas de AlmadeSuegri y de mi Madrina. Pero a mí fue el tema lavadora el que me sobrepasó. Qué gritos le pegué al pobre Alma de Papi el tercer día o así de estar en casa: ¡que mira cuánta ropa, que se sale del cubo, que no se va a secar porque es noviembre! En fin…

Otra de las cosas que me sorprendió fue la cantidad de veces que se me repetía en mi cabeza el parto. Me tumbaba en la cama por la noche y revivía en mi cabeza las escenas claves, algo tipo estrés post-traumático pero en plan bien porque las emociones eran muy positivas. Me imagino que será normal y ahora pienso en todas las mujeres que guardan un mal recuerdo de sus partos lo duro que tiene que ser que se te repitan imágenes y sentimientos desagradables.

El maravilloso mundo del post-party jejeje. A mí me sorprendió y eso que como no tuve mayores complicaciones debió de ser bastante “light” aunque sí que da la sensación de que se nos va un poco la olla (como con el tema de las obsesiones en el embarazo, ¿recordáis?).

¡¡Contadme, contadme!! ¿Qué tal vuestras emociones en el post parto? ¿Notasteis que se os fuese mucho la olla?

FIN DE MI CONCILIACIÓN LABORAL

Hasta aquí hemos llegado, al menos por este curso.

Como sabéis los que me leéis no ha sido un año fácil en cuanto al trabajo se refiere. Cuando pedí una plaza en el cole en el que llevaba trabajando un montón de tiempo en septiembre no me la dieron y creí seriamente que me tocaría quedarme en paro. Al final, con mi sensación interna de que me la estaban dando a regañadientes al final me dieron otra del mismo tipo.

Han pasado muchas cosas a lo largo de este curso. Empecé trabajando dos horas cuando Pichí tenía diez meses. Han ido saliendo más plazas con algunas horillas y que me ha apetecido hacer porque me he visto preparada para dejar a Pichí más tiempo con Alma de Suegri pero que no me han dado porque tenían nombre y apellidos de un enchufado del chachigrupi de la directora. Hasta 3 veces me ha pasado. Algunas de mis compañeras se han quejado, se han movilizado y han dicho alto y claro que se me tenía que dar una plaza de mejor calidad. Hace un mes me ofrecieron una plaza complementaria a mi horario en la actividad menos agradecida de todas y la que nadie quiere ir y sólo para un mes. Les dije que no porque me parecía que me estaban tomando el pelo y es que pretendían que pareciese que me estaban haciendo un favor cuando en realidad no había nadie que quisiese hacer ese trabajo. Pues mira, una es tonta, pero no tanto.

El cole se acabó ayer y yo me voy con un sabor agridulce. Éste ha sido el curso del desengaño, en el que he sentido que de repente ya no sabía trabajar porque me había quedado embarazada. La cúpula del cole me ha bajado de mi nube de piruleta para darme el bofetón de realidad en la cara de que nadie es imprescindible y mucho menos una mujer en edad fértil y con un bebé a su cargo. Menos mal que esta cúpula de la que os hablo son madres las cuatro. Cuánta empatía, sí señor.

Pero me quedo con lo bueno. Me quedo con que la tutora de mis chicos, cuando se enteró de que en octubre me reincorporaba a trabajar dijo que “se pedía” trabajar conmigo, que me quería para apoyarla con los chavales. Me quedo con ella y con el resto de profes de mi nivel que han confiado en mis criterios de intervención y que me han pedido opinión como si fuese una más. Me quedo con la mamá de A, una mujer dulce y muy insegura que sólo quiere lo mejor para su hijo y que ha depositado en mí toda su confianza y me ha valorado un montón como profesional. Me quedo con mis 3 compi-amigas que son lo mejor que hay en ese cole y que siempre están ahí para que me desahogue con ellas. Y, por supuesto, me quedo con mis niños, con ellos que no entienden de currículums, de status ni de chachigrupos, que me han regalado achuchones de esos que sólo te pueden dar estos niños y a los que si no veo el año que viene espero que les vaya precioso porque se merecen ser felices, más que nadie.

Cerramos etapa aunque lo digo con la boca pequeña porque en septiembre lo volveré a intentar a ver si me lo ponen un poco menos difícil. ¿Qué tal han sido vuestras reincorporaciones al trabajo después de la maternidad? ¿Tenéis reciente un cierre de etapa?

PLANES CON NIÑOS: PARQUE PARÍS (LAS ROZAS, MADRID)

Ays, qué fans somos en esta casa de los parques, de la naturaleza, de los animalicos… ¡y el parque París de las Rozas tiene todo eso y más!

Está en  la avenida de España, una avenida en la que se puede aparcar bien y sin parquímetros (que hoy en día esto es un lujazo). Y a menos de diez minutos andando está el centro comercial Burgocentro por si luego apetece ir a comer/merendar y echamos la mañana.

parque paris 1.jpg
Colchonetas hinchables y zona de juego de mayores

El Parque París en un parque público que tiene una zona enorme de juegos. Tiene un parque para los más chiquitines de arena, con columpios de cestita, tobogán, balancín etc. Y justo en frente está la zona para nenes un poco más mayores en la que hay tirolina, unas colchonetas enormes para que salten los niños (y no tan niños, que si yo hubiese pillado este parque cuando era peque… jejeje) y unos columpios con forma de avión y naves espaciales chulísimos. Hay que decir que esta zona tiene horario de apertura de 12:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 (cosa de la que yo no tenía ni idea porque siempre que he ido la he encontrado abierta).

parque paris 2.jpg
Zona de juego con forma de avión

Una vez que tenemos a los niños agotados de tanto correr de acá para allá, saltar en las colchonetas y jugar entre aviones y naves podemos dar un paseíto bajo la sombra de los árboles, ver una zona con rosas de todos los colores y llegar al lago.

Hay que decir que en esta casa el lago nos gusta y nos disgusta a partes iguales. Hemos ido un par de veces y a Pichí el tema patos y tortugas le encanta (ahora que ya se entera más hasta los llama “toooooo” “tutaaaaaa”). El momento drama viene cuando les vamos a echar pan duro y la niña ve que no es para ella. ¿Cóooomooo? ¿Qué es eso de tirar comida? Así que se echó una llorera tremenda la última vez al ver caer el pan al agua y a los patos comérselo aunque luego le cogió el gustillo a echárselo ella. Cuando fuimos en inverno que tenía un añito y poco el disgusto vino porque el fin de semana antes habíamos estado en la piscina de Valdelasfuentes y la niña generalizó sus conocimientos y decidió que el lago era un candidato a piscina fenomenal y no entendía que no le dejásemos tirarse y nadar como un pececillo. Malos padres que somos, ya ves tú.

parque paris 3.jpg
Las escaleras del lago y una familia de patitos

Se puede rodear todo el lago y hay partes que tienen valla en las que el agua queda abajo, otras (como en la foto de los patos) que la valla da a la tierra y otra parte sin valla con bancos y otra con unas escaleras. La gente con niños tranquilos se sienta en las escaleras a darles de comer a los patitos. Nosotros preferimos tener valla de por medio, por lo que pudiera pasar.

En estos días de calor, a partir de las 7 de la tarde da mucha sombra y es un paseo muy agradable para dar, sacar unas fotos y que nuestros churumbeles se desfoguen. Y lo mejor… ¡¡gratis!! Nosotros fuimos el domingo pasado y no había mucha gente así que pasamos una tarde muy tranquilita y divertida.

¿Lo conocíais? ¿Vais a parques públicos tan chulos?

LA EVOLUCIÓN DEL PESO DE PICHÍ Y SUS PERCENTILES

Pichí nació en la semana 41+3 de embarazo pesando 3,280 kilos y midiendo 50 cm.

Yo mido 1,77  y Alma de Papi 1,90 y ambos de peques éramos bastante tirillas. He ahí los antecedentes penales familiares.

Pues bien, con todo y con eso los malditos percentiles nos trajeron de cabeza y es ahora, 18 meses después, y sólo con el paso del tiempo cuando vemos que la curva de crecimiento de Pichí ha permanecido bastante estable consigo misma.

Todo empezó cuando la enfermerasauria (tomo prestado el término tan descriptivo de mamiferizando) vio que a los dos meses Pichí medía 60 cm (PC 97, esto quiere decir que sólo el 3% de las niñas de su edad miden más que ella) y “SOLO” pesaba 4,860 (PC 25 que el 75 % de las de su edad pesan más que ella). Claro, las medidas, así en bruto quedaban un poco desproporcionadas pero claro, en esta vida hay gente alta y delgada, ¿por qué no va a haber bebés del mismo tipo?.

Bajo la amenaza de “pesadla todas las semanas en la farmacia” decidió esperar a la siguiente revisión del niño sano. En esos dos meses de pesajes y de leer mucho vimos que Pichí engordaba entre 150 gr y 250 gr a la semana y punto y se acabó. Yo le daba más teta, menos teta y engordaba todas las semanas lo mismo. Leía por internet madres que hablaban de que sus hijos engordaban 400 gr a la semana y a mí me sonaba a chino.

Por otro lado leí los libros de Carlos González ( el de “mi niño no me come” creo que es el habla de percentiles) y algo me preocupé cuando hablaba de que la desproporción entre la altura y el peso sí que podía ser un indicador de que algo iba mal pero que aún así hay niños normales que están en los extremos de estas medias aritméticas porque alguien tiene que ocupar esos puestos.

A los cuatro meses Pichí medía 65 cm (PC 97) y pesaba 5,440 (PC 10-15). Claro, había bajado de percentil. Pero es que los números son muy puñeteros porque si la niña hubiese pesado 200 gramos más se mantendría en su PC 25. Y debía ser muy mala madre porque yo no veía el problema. La niña estaba muy despierta, interactuaba fenomenal, se la veía sanota y tomaba teta a todas horas, sin reloj, ni prisas ni nada. Y ahí vino la recomendación de enfermerasauria: “va a haber que darle un suplemento”. No soy amiga de extremos ni radicalismos pero mi instinto me decía que el suplemento no tenía sentido. Después de negociar con enfermerasauria decidió que la niña dormía demasiadas horas seguidas (6, tú verás) y que había que despertarla a media noche para darle una toma más de pecho al día. Por supuesto, nos citó en dos semanas para hacer el seguimiento del peso de Pichí.

A los cinco meses Pichí pesaba 6 kilos (PC 10-15) pero enfermerasauria decidió que le parecía estable y que “SU” decisión de poner una toma extra por las noches había surtido un efecto estupendo (manda hue….). Aún así no me libré de que me soltase unos cuantos ¿¿peerdoonaaa?? que tengo por ahí guardados acerca de la introducción de la alimentación complementaria.

Ays, qué recuerdos, jaja. Ahora me río porque han pasado 18 meses, la enfermerasauria se jubiló y tenemos otra que es un amor. Pichí tiene, como he dicho, 18 meses, mide 85 cm (PC 97) y pesa 10 kilos ( PC 20). Alta y delgada, fin de la historia, enfermerasauria.

Qué pena no haber tenido una mirilla chiquitita para vernos ahora en el futuro y decirle que se quedase con sus recomendaciones antiguas y sus percentiles absurdos. Haced caso de vuestro instinto, si el bebé está despierto, contento y activo y no se estanca (en los primeros 6 meses que luego a partir de los 9 muchísimos se estancan con el peso como le pasó a Pichí) NO PASA NADA. Que no os pongan en duda, huid de enfermerasaurias antiguas y si tenéis dudas cambiad de profesional.

¿Os han tocado profesionales con percentilitis? ¿Tenéis niños atípicos y “desproporcionados” como mi Pichí?

¿REACCIÓN A LA VACUNA DE LOS 18 MESES O ROTAVIRUS?

Con esas dudas andamos. Y, seguramente, nunca lo vayamos a saber.

El caso es que el lunes de la semana pasada pusimos a Pichí la vacuna de los 18 meses. La enfermera nos avisó de que podía darle algo de fiebre (si pasaba eso paracetamol al canto) o incluso cojear un poquito de la pierna en las siguientes 24-48 horas.

Fiebre tuvo pero no pasó de 37,8 lo malo fue que el martes por la noche se le empezó a soltar la tripa como ya le pasó con la vacuna de los 12 meses. Inocente de mí pensé que la reacción era más leve que con la otra porque el apetito no lo perdió… hasta el jueves. Apenas comió nada y ya el viernes a la hora de la comida vomitó. Ays, su primer vómito, qué angustia… Y así estuvo lo que quedaba de viernes, tooooda la noche despertándose cada hora más o menos vomitando y con la caca líquida desbordándole el pañal (siento los detalles pero es que así de crudo fue). Ya el sábado al ver que la cosa no mejoraba llamamos a una amiga pediatra para ver qué hacíamos. Consejos de la pediatra:

  • Vigilar el estado de ánimo de la niña. Si no tenía fuerzas ni para levantarse o si lloraba todo el rato. La verdad que en nuestro caso Pichí estaba muy quejica (normal, me imagino que le dolería todo) y muy seriota. Estaba más tirada y más adormilada de lo normal pero no tenía signos graves de deshidratación por eso no fuimos al médico.
  • Observar si hay signos de deshidratación tales como: llorar sin lágrimas, lengua blanquecina y seca, no hacer pis. Pis hacía bastante poco la pobre entre tanta caca líquida pero la lengua la tenía bien y lágrimas la pobre si soltaba.
  • Ofrecer suero oral de farmacia a poquitos cada media hora para mantener la hidratación y el nivel de glucosa porque, por lo visto, al vomitar el nivel de glucosa baja y puede provocar problemas. Nosotros compramos suero oral hiposódico sabor naranja que sabía a lo que te dan para hacerte la prueba de la glucosa (vosotras ya me entendéis). Al principio Pichí lo tomaba bien pero luego le daban arcadas así que pasamos a ofrecerle agua. Eso y mucha teta que, también, algo de azúcar lleva.
  • Una vez viésemos que le apetecía comer algo y que dejaba de vomitar todo el rato le ofreciésemos dieta normal, nada de dieta astringente de arroz y zanahoria. Por darle más arroz no se va a pasar la diarrea y, de hecho, corremos el riesgo de crear un tapón así que lo mejor es comida suavita (nada de fritos y cosas así) pero sin necesidad de que sea toooodo astringente (¿está claro, abuelas del mundooooo jajajaja?)

Nos comentó que si íbamos a urgencias le pondrían suero por una vía y nos mandarían a casa así que nos recomendó quedarnos y no exponerla a más virus con las defensas tan bajitas como las tenía a no ser que decayese mucho mucho u observásemos los signos de deshidratación que he comentado antes.

Y así pasamos el fin de semana. Con muuuchos mimos, tranquilitos en casita y rodeados de ropa en barreños con caca y vómito. Lo bueno es que el domingo después de comer ya dejó de vomitar y aunque a día de hoy las cacas siguen siendo algo feúchas tiene más apetito y, sobre todo más energía.

A todo esto, Alma de Papi estuvo igual a morir con la tripa el viernes y el sábado y aún anda con dieta suave (ACTUALIZACIÓN:ahora ando yo también a vueltas con la tripa) así que de ahí mis dudas de si el rotavirus se ha apoderado de nuestra casa o si ha sido un cúmulo de casualidades de reacción brutal a la vacuna, bajada de defensas o yo qué sé..

¿Les han dado reacción las vacunas a vuestros nenes? ¿Se han puesto malitos con rotavirus con estos síntomas? Contadme, contadme!!