NUEVA SECCIÓN: «¿¿PEEERDOOONAAA?»?

Así, tal cual. Y es que esto de la maternidad me ha regalado momentos de conversaciones con gente más o menos allegada que me ha provocado unas ganas tremendas de poner esa cara y decir eso de ¿PEERDOONAAA?.

perdonaaa
https://i.ytimg.com/vi/UXzgboaLZfo/hqdefault.jpg

Aquí iré contando los comentarios más flipantes, raros, estrambóticos, exagerados etc etc que lleguen a mis oídos y que, por supuesto, me encantará compartir con vosotr@s todos los pensamientos que me susciten y que no pueda decir a la cara a la persona que me lo brinde (de alguna manera hay que desahogarse).

Sin más dilación paso a inaugurar está sección con el ¿PEERDOONAAA? más absurdo y doloroso que he vivido en mi maternidad. Fue cuando Pichí tenía un poquito más de seis meses y empezábamos con la alimentación complementaria. Yo no quería darle la típica papilla de cereales por el azúcar que lleva y porque no le veía ningún sentido. Después de informarnos mucho, decidimos que ofrecerle un poquito de arroz era la mejor manera de comenzar a introducirle un cereal sin gluten. Una persona muy allegada (después de tirarse una semana haciéndonos acoso y derribo para que pidiésemos cita con el pediatra y nos diese unas pautas más concretas para la AC) nos dijo:
– Bueno y cuando vayáis al médico mañana ni se os ocurra decirle que le estáis dando arroz a la niña, a ver si os va a denunciar a los Servicios Sociales y os la van a quitar.

¿PEERDOONAAAAAAAAAA?

Me costó un par de semanas de lloreras y de discusiones con Alma de Papi el sentir que no confiaban en mi criterio y, lo peor de todo, en dudar de mí misma y de que podía estar haciéndole daño a Pichí. Por suerte, el pediatra que nos tocó nos dijo que no era necesario darles ese tipo de papillas y que con arroz, pasta y galletas era suficiente y que si esa persona allegada a nosotros tenía alguna duda que la invitásemos a ir a la consulta que él hablaría con ella.

¿Habéis recibido algún comentario flipante de “ ¿peerdoonaaaa?” sobre la alimentación complementaria?

LOS VÉRTIGOS Y LA MEDICACIÓN

Pues eso mismo. Allá por marzo estaba yo durmiendo tan plácidamente, cuando me giré al lado izquierdo (que yo soy de dormir de ese lado) y me desperté con una sensación de mareo de que se me caía la habitación encima y tuve que agarrarme a la cama por si acaso el mundo se estaba dando la vuelta o algo.

Ahora me ha vuelto a pasar y como en marzo fui a urgencias y no me solucionaron nada, esta vez ya, al ver que iba un poco a peor con el tiempo fui a las urgencias (tengo la suerte de que siempre me pilla en sábado) esta vez, del seguro privado.

Se supone que el vértigo puede venir por problemas en el oído o por las cervicales, por lo que me han dicho en las consultas. El oído no sé, pero ya sé yo (y la última doctora que me tocó la espalda) que toooda mi tensión, que no es poca, la acumulo ahí, en las cervicales.

Y aquí viene la cosa. La última doctora me mandó algo para relajar el cuello porque, como estaba dando el pecho no me podía mandar para nada más. Como en las primeras urgencias me dijeron que no me podían mandar nada de nada, me mosqueé un poco y cuando fui a la farmacia le pregunté a la farmacéutica. Ella lo miró, donde lo miran ellos, y ponía que si no era un tratamiento largo en teoría se podía. Menos mal que leí el prospecto y ahí leí que como se excreta por la leche materna y a falta de estudios, no está indicado su uso en madres lactantes. Que por tanto, los médicos han de sopesar los riesgos para recetarlo.

Y todo este rollo viene a ¿quién es esa médico para decidir si me puedo tomar o no ese medicamento con lo que pone en el prospecto? ¿Si no sabes los riesgos para qué me lo mandas? ¿Le pasa algo a mi niña (aquí sale la madre exagerada que llevo dentro, pero nunca se sabe) y qué hago, le reclamo al médico? Y que conste que yo no soy de las que insisten para tomar medicamentos, que se lo dije bien claro, que si se pasaba solo que no me mandase nada…

*Si alguna tiene, que sepa que alivia mucho dormir un poquito incorporada y poquito a poco se va pasando.

¿Alguna ha tenido vértigos? ¿Os han recetado alguna vez algo que no debías tomar dando el pecho?

LOS NUEVE MESES DE PICHÍ

Ya hemos vuelto de vacaciones y es ahora, después de casi dos semanas fuera de casa, cuando al volver a sentar a Pichí en su hamaca, en su trona o a meterla en su cuna, nos damos cuenta de que se fue una nena y ha vuelto otra. En un mes, que se dice pronto.

A nivel motor:
*Se pone de pie con una facilidad pasmosa. Antes le costaba más esfuerzo ahora en un abrir y cerrar de ojos ya la tienes asomada a la cuna observándote jeje. No termina de arrancar a gatear por el suelo pero por la cama se echa sus carreritas (yo creo que tampoco le estamos dando demasiada oportunidad porque nuestro suelo es de loseta y me da miedo que se deje los dientes, la verdad).

Dientes:
*¡Entre los 8 y los 9 meses le han salido 4 dientes! Así a pares va mi niña. Tiene nuevos los incisivos superiores y los dientecillos de al lado de los incisivos inferiores.

Alimentación:
*Sigue comiendo fenomenal. Para irnos a Asturias compramos algún potito porque en el hotel no tenían cocina y la verdad que los salados se los ha comido sin ningún problema. Eso sí, los de fruta no ha habido santa manera. Nosotros le damos la fruta pisada con un tenedor y de una en una, nada de hacer mezcolanzas raras. Así que se ve que no le convence la “típicapapilladetodalavida”.

Sueño:
*Sigue durmiendo como una pequeña marmota. Ahora en vacaciones que había que madrugar para tomar el desayuno, se despertaba a las 9 aguantaba despierta hasta las 11 o así y luego se iba echando siestas de dos horas, la pobre. La verdad que para el trote que le hemos dado se ha adaptado como una bendita.

Salud:
*Ha pasado su primer resfriado. Fueron tres o cuatro días llenos de mimitos pero está superadísimo.
*Parece que la costra láctea ha ido disminuyendo considerablemente y el olor ha desaparecido, pero aún le queda alguna costrita amarilla en la cabeza.

Juego:
*Todo lo baila. Le da igual que sea una canción infantil, que música clásica, que la sintonía del telediario. Pega unos botes con ritmillo que yo no sé de dónde se ha sacado eso porque Alma de Papi y yo bailamos… iba a decir fatal pero es que directamente no bailamos jejej.
*Hace un intento de palmitas o algo por el estilo que yo me parto. Es más tipo girar las manos una detrás de la otra y me voy dando en la cara o donde pillo. Y se parte de risa.
*Ha jugado con primitos pequeños y la verdad que a la pobre al principio le quitaban todos los juguetes pero enseguida aprendió rápido y ya al final no se dejaba tan fácilmente. Le llaman un montón la atención los otros niños (y eso que yo esperaba que fuese a pasar bastante de ellos, la verdad).
*Ha descubierto lo divertido que es tirar cosas al suelo (y que el consiguiente pringao de turno se agache a recogérselas). También está entusiasmada con eso de meter y sacar cosas de cajas.

Y yo… me sigo muriendo de amor.

PICHÍ ESTÁ MALITA: EL PRIMER RESFRIADO

¡Ay, mi pobre bebé que se me ha puesto malita por primera vez!

El lunes por la noche, a la hora de la cena me dijo Alma de Papi que le parecía que Pichí estaba estornudando mucho. Y oye, fue decirlo y la pobre niña empezar a estornudar como si no hubiera un mañana. Y de repente, ¡apareció la velilla! Ahí ya empezamos a sospechar que se nos estaba poniendo malita (Sherlock Holmes a nuestro lado…un aficionado jajaja).

La noche fue de traca. No podía respirar por la nariz y aparte debía de tener flemas así que se despertaba cada vez que la echábamos en la cuna. Cuando la pasábamos a la cama, tampoco cogía el sueño. Así que paciencia, a mecerla en el carrito a intentar cambiarla a la cuna, o a la cama y así hasta que amaneció jeje.

El día lo pasó súper llorona, sólo quería estar en bracitos y nada la entretenía. Durmió bastantes siestas a lo largo del día, todas encima de mí y cortas porque no respiraba bien y lo malo es que se despertaba llorando y ronca, me imagino que le dolería todo el cuerpo. Así que nos fuimos a la pediatra (oh, sorpresa, otra pediatra nueva) y nos dijo que tenía faringitis posiblemente de los cambios de temperatura estos del verano, los aires acondicionados etc. Que si la veíamos muy quejicosa le diésemos paracetamol cada 6 u 8 horas durante 48 horas (eso me dio esperanzas, supuse que en dos días estaría mejor).

Y así ha sido. La siguiente noche fue toledana también, pero luego ya el día fue bastante mejor. Con el paracetamol y los lavados nasales (pegándole un buen chiflotazo con el suero fisiológico en cada agujerillo de la nariz) hemos vencido el catarrillo. Lo mejor es que no le llegó a subir la fiebre, no le ha dado otitis y comió fenomenal todos los días.
¡¡Primer catarrillo superado!!

¿Y vosotros? ¿Qué tal las primeras enfermedades de vuestros nenes? ¿También se resfrían en verano?

LA COSTRA LÁCTEA

La costra láctea, por lo visto, es una acumulación de células grasas en la cabecita de los bebés que, en principio, no tiene más que ser unas placas amarillitas parecidas a la caspa y no hay problema mayor que el estético y se va quitando con el tiempo sin hacer nada en especial.

Yo soy una mamá bastante tranquila en muchos sentidos y no me preocupaba que Pichí siguiese teniendo la costra. Lo que pasa es que a raíz del calor, no sé si del sudor o de que le mojamos la cabecita para que no se nos recueza la niña, le ha empezado a oler raro. Es un olor como a humedad o algo así.

Como una mami obediente, lo primero que hice fue ir al médico (la sexta o la séptima distinta que ve a mi niña porque nos han cambiado el pediatra toooodas las veces que hemos hecho acto de presencia en el centro de salud). Una chica joven, venga a ver si es maja.
*Ella: sí, es la costra pero con lo que te voy a mandar se le va a quitar. La marca es  tal, la de “toda la vida” (primera vez que yo la oigo, pero bueno).
*Yo: Ya, bueno, y ¿se puede echar también algún tipo de aceite o algo? (acordándome del post de Patadita sobre el aceite de coco).
*Ella: Bueno… vamos a ceñirnos a lo que te estoy mandando, que es lo que sabemos que funciona.
¡He dicho! Le faltó decir. Así que nada, como, insisto, soy una mamá muy bien mandada me fui a la farmacia y llevamos 5 días dándole el productito (30 ml 16,95 euros). De momento, diferencias noto pocas pero ya os diré a ver qué tal va y si os lo recomiendo o no.

¿Habéis tenido que hacer algo para que se vayan las costras lácteas de vuestros bebés? ¿Les echasteis algo o simplemente desaparecieron?

EL ARSA DE MI NIÑA

ARteria Subclavia Aberrante.

Nuestra cara cuando lo oímos en la ecografía de la semana 12 fue un poema.

Recuerdo perfectamente que la señora ecógrafa terminó de hacérmela y le preguntamos que si estaba todo bien (porque miden y miden y dicen cosas y no sabes si es bueno o malo) y me dijo “vístete que con las bragas siempre se piensa mejor”. Olé. Por otro lado, fue un detalle porque no me imagino tratando de entender lo que nos contó ahí tiradilla en el potro de torturas y tal.

Nos contó que había una variación en la trayectoria de la arteria subclavia que sale desde el corazón y que las personas con Síndrome de Down tendían a tenerla. Nos quedamos blancos, claro. Se te pasan mil cosas por la cabeza… La mujer decía que bueno, que no tenía porqué significar nada, que el triple screening había dado bien… Yo pensaba amniocenteisis, test Harmony… Pasamos muy mal rato, la verdad.

Ese día tenía que volver al colegio donde trabajaba y me enteré de que la hija de una compañera tenía lo mismo y estaba perfectamente. Con el tiempo nos hemos ido enterando de más casos y todos fenomenal.

Cuando fui a la consulta de la ginecóloga unas semanas después, se lo dijimos y su respuesta fue: bueno, mujer, pero no sé por qué lloras. Es una variante de la normalidad, como el que es más alto o más bajo o yo que tengo el meñique más pequeño de lo normal. ¡¿Costaba mucho explicármelo así desde el principio?! ¡Por Dios, que era una mujer embarazada! Incluso me dijeron que ni amniocentesis ni nada, que era todo normal, que ni me lo plantease SÓLO por eso.

A partir de ahí decidí dejar de pensarlo. Y todo fue fenomenal. Fuimos a la cardiopediatra estando embarazada de 7 meses o así a que le hiciesen una ecografía intensiva del corazoncillo, luego con la nena ya nacida a los 2 meses y medio y en diciembre, cuando Pichí tenga 13 meses volveremos. Un amor de mujer la médico, por cierto.

Así que si a alguna le han nombrado el ARSA estando embarazada y todo lo demás está bien, que no se asuste. Tranquilizadoras palabras: VARIANTE DE LA NORMALIDAD.

¿Conocéis a alguien con diagnóstico de ARSA? ¿Algún susto más por ahí que luego queda en nada?