EL COMIENZO

Cuando empecé el blog me tiré a la piscina sin explicar prácticamente nada sobre mí. Por eso, voy a empezar una serie de entradas en las que haré un resumen sobre quién soy, la búsqueda del embarazo, el embarazo, el post parto…todas esas cosas, con el objetivo de que conozcáis un poquito mejor mi historia.

Yo siempre he querido ser madre. No sé por qué. Me han encantado los niños desde siempre y además no se me dan nada mal, la verdad es que disfruto.

Después de vivir una relación que no iba a ningún sitio empecé a salir con los compañeros de universidad. Y ahí le conocí. Recuerdo unas fiestas de barrio en octubre, un jersey naranja y dos besos. Recuerdo hasta que hablamos del wifi en el McDonadls en Francia, vaya usted a saber por qué. Y eso que aún no me podía ni imaginar que era el hombre de mi vida.

Él estaba con una chica pero su relación tampoco iba a ningún lado. Me cayó bien, hablábamos cuando nos veíamos. Y entonces un amigo común empezó a hacer de las suyas.

El tiempo que pasó entre que nos descubrimos el uno al otro hasta que él tomó la decisión fue duro. Tenía que zanjar sus cosas y no terminaba de tenerlo claro, supongo que por el tiempo que llevaba con ella. Yo, no sé cuándo, me di cuenta de que él estaba perdiendo el tiempo al no estar conmigo, que yo quería darlo todo por él, hacerle feliz, tratarle con cariño y convertirle en alguien importante en mi vida.

Lo mejor de todo es que, al final, se dio cuenta. Tres años después de salir juntos nos independizamos en un piso de 40 metros pero con mucha ilusión. Al año siguiente, (después de hacer la prueba de fuego de la convivencia) me pidió que nos casásemos de la forma menos romántica de la historia pero oye, no por eso menos sincera y sentida. Eso fue septiembre de 2013. Y como sabíamos que queríamos tener hijos, decidimos intentarlo. Ale, a ver qué llegaba primero si la boda o el bebé.

¿Cómo os planteasteis la decisión de la búsqueda del primer hijo?