COMENZANDO LA MATRONATACIÓN

Para este curso, que Pichí cumple dos añitos ya en noviembre, hemos decidido apuntarla a matronatación. En esta casa nos parece importante que los peques sepan nadar (o flotar) lo antes posible para tratar de evitar cualquier susto relacionado con el agua. Además,  nos apetecía que Alma de Papi y Pichí compartiesen un momento juntitos a la semana y así además hacemos algo de deporte de refilón, que no nos viene mal.

En la piscina a la que vamos nos comentaron que lo mejor es empezar entre los 6 meses y el año del bebé aunque a mí, personalmente, me parece muy pronto. A Pichí nunca le ha dado miedo el agua y disfruta mucho y pensamos que ahora, al ser más mayor estará más capacitada para aprender más cosas ya que controla mejor su cuerpo y entiende mejor las órdenes. Los monitores los prefieren más peques porque según sus palabras “se les maneja mejor”. Claro, un niño de menos de un año te va a poner menos resistencia que uno de dos pero en mi opinión, como he dicho, tienen más capacidad de aprender a nadar cuanto mayores son (si a alguien la experiencia le ha demostrado lo contrario que me lo comente que yo hablo desde mi intuición).

El caso es que hemos ido dos días. El primero lo pasamos bastante mal. Como ya os conté al monitor le poseyó un mandril  (gracias por el término tan descriptivo, Mama Pianista jeje) que, al oír a Pichí llorar como yo nunca la había visto, trató de aleccionarnos de lo consentida que estaba, de cómo nos manipulaba y de las horas que se iba a pasar llorando. Totalmente fuera de lugar. No sacó ningún juguete ni intentó entretener a Pichí de ninguna manera se limitó a decirle que si lloraba tragaría agua y a decirle a Alma de Papi que la mantuviese alejada de su cuerpo. Yo salí llorando. Para ningún padre resulta agradable oír llorar a su hija durante media hora, sentir que le están faltando el respeto a la niña y encima tener que aguantar críticas a tu manera de criar.

Por suerte o por desgracia, yo soy de dar siempre segundas oportunidades. Sé que la piscina es un medio en el que los niños no suelen sentirse seguros, que encima tu padre te pone boaarriba y tú no quieres… con lo cual, lo normal es que los nenes lloren. Pero también sé que es cuestión de tiempo así que cargados de juguetes, de canciones y de sonrisas allá fuimos el sábado pasado. Y fue otro cantar. Para empezar el monitor/mandril esta vez fue poseído por Carlos González. Nos recibió con una sonrisa y mientras nos cambiábamos me hablaba de que a los niños se les obliga a hacerse independientes muy pronto, que hay que ser muy paciente… ¡yo flipé! Pichí lloró pero con muchíiiisima menos intensidad y durante muchiiiiisimo menos rato (sólo la mitad de la clase) así que salí llorando pero esta vez de emoción, de verla participar contenta y reírse mientras la salpicaban.

De momento lo que vemos que el profe está haciendo es familiarizándolos con el agua. Que lo asocien con algo divertido (menos cuando lloran claro, que entonces le sale la vena mandril) haciéndoles túneles con las colchonetas, por ejemplo. Que se familiaricen con el medio, salpicándolos un montón o subiéndoles en colchonetas para que vean lo inestable que es. Y, por último, practicamos mucho la postura boca arriba ya que en la postura estilo braza en la que nadamos es más fácil ahogarse ya que las vías respiratorias tocan el agua al hundir la cabeza. Por supuesto no es la más cómoda para ellos pero es todo cuestión de acostumbrarse.

Y hasta aquí nuestra experiencia con la matronatación, ya os contaré cómo acabamos el curso y si vemos avances en Pichí. Y vosotros, ¿habéis ido a natación con vuestros peques? ¿Qué tal se os ha dado? ¡¡Contadme, contadme!!

Anuncios

19 comentarios en “COMENZANDO LA MATRONATACIÓN

  1. Hola! Espero que mandril no regrese y se quede Carlitos González, que mola más 🙂
    Yo hice matro con el mayor, cuando tenía 7 meses y durante una temporada hasta que comenzó la pre-escuela a lo 2 años.
    La verdad es que siempre le ha gustado el agua y fue un acierto hacerlo. En la pre-escuela un día se asustó porque otro niño se resbaló y golpeó y ya no quiso volver. Así que, como nos gusta respetar sus tiempos y ganas, suspendimos la piscina (salvo la de verano) hasta el año pasado, con 4 años. Ahora va a natación adaptada, con fisios como profesores, con un sistema genial que les da seguridad y a la vez les da herramientas para nadar si hay alguna dificultad a nivel motor (mi hijo tiene #hemiparesia). Estamos encantados!

    Con el peque ni me lo planteo. Cuando estaba en momento matro era imposible encontrar el momento para hacer la actividad. Y ahora, con casi 3 años tiene una personalidad temeraria / kamikaze y no me animo a enviarle a pre-escuela con otros tantos niños y un sólo profesor. Así que estoy pensando entre enseñarle yo o apuntarlo a la pisci donde va el mayor, que las clases son individuales o de 2/3 peques por profe…

    Vaya rollo te he soltado para ser miercolesmudo jajajja

    Feliz semana y que os vaya genial!

    Le gusta a 1 persona

    1. A mí me parece tan importante que sepan nadar bien que hay que buscar siempre la ocasión para enseñarles. Es verdad que cuando le cogen miedo como le pasó a tu mayor es más difícil por eso me encanta el concepto de “matronatación” de que estén ahí los papis dándole la seguridad que necesitan. El tema de la natación adaptada suena genial!! En mi cole que hay nenes con autismo a los que les rechifla el agua la piscina entra dentro de la actividad del cole y no puede faltar, también la llevan fisios y es una pasada lo que evolucionan durante el curso! Tu peque te dirían que es “mayor” para matronatación pèro si es tan alocado como dices la opción de clase individual o con muy poquitos niños es la ideal. También hay papás muy constantes que se bajan en verano a la pisci a enseñar a nadar a sus hijos pero yo sé que no sería lo suficientemente constante!! Un besote y gracias por tu super comentario!! 😛

      Le gusta a 1 persona

  2. Jajajaja 😂😂
    Dios! Este mandril es bipolar en efecto! Jajajaja (le ha quedado el mote! 😆 gracias por la mención, guapísima!)
    Pues eso! Para mí que se llevó una colleja… y que siga así durante mucho!!
    Nosotros teníamos pensado llevar al Nano a matronatación. Don Esposín tenía muchas ganas de ir con el Nano. Pero con el horario que tiene… al final nada. Y nos quedamos con pena. Pero bueno! Este curso empezó ya ir a clases de natación y le encanta!
    Creo que manejar ese medio (el del agua) pronto es importante. Y nosotros quedamos en parte también tranquilos 😉
    Pues que el mandril quede en el armario, que preferimos a Carlos González! 😋
    Mil besotes, preciosa! 😘😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Habrá reflexionado en casa con mis super argumentos XD jajaja no sé, per vamos le prefiero así sin ninguna duda. Lo bueno de esta pisci es q tienen horarios muy flexibles (nosotros vamos los sábados) y los grupos son reducidos así que está bien planteado. A ver cómo terminamos el curso jejeje Ya os contaré la evolución del profe-mandril jaja un besote guapa!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Pues no sé quien es Carlos Gonzalez pero veo que el monitor tiene doble personalidad. Este verano intenté ir con la nena a la piscina pero ellos mismos me lo desaconsejaron hasta que no cumpliera el año. Creo que era por algo relacionado con el cloro. Así que lo volveré a intentar cuando cumpla el añito. Besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Carlos González es un pediatra que escribe libros sobre crianza respetuosa bastante útiles, por eso enlacé con una entrada que hice sobre sus libros por si te animas a echarle un vistazo la verdad que el señor dice cosas bastante coherentes para echarnos una mano a los papis. La verdad que el tema cloro es algo que a mí me preocupa porque le noto a Pichí la piel más seca y eso que es solo media hora a la semana, pensar en meter a un bebé tan pequeñito yo no sé si lo haría así que mira, otro puntoa favor para iniciarles un poco más tarde. A ver si a tu niña le gusta el agua!! Un besote!

      Me gusta

  4. Nosotros nos estamos planteando llevarle también…pero los horarios no ayudan mucho…nos estamos planteando llevarlo nosotros los domingos a la piscina y enseñarle a nuestra manera…así no nos cruzamos con ningún mandril jejeje!!ya nos iras contando los avances que tan pequeñitos en nada saben nadar😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo bueno del sitio al que vamos es que tienen mucha opción de horarios y el que den clase los sábados apra nosotros es lo mejor para que esté también el papi. Oye si sois constantes yendo a la pisci y os informais bien de cómo enseñarle a nadas hacerlo vosotros es una opcion genial!! Aysss tengo unas ganas de ver los progresos en junio!! 🙂 Un besote!!

      Me gusta

    1. Cada mamá o papá sabemos más o menos cando vemos preparados a nuestros nenes así que si preferís esperar no hay problema. Lo importante es estar a gusto todos y que aprender a nadar sea un juego! Un besote!

      Me gusta

  5. Ese profesor es bipolar jajaja. Aquí por desgracia no tenemos piscina en invierno así que solo podemos hacer esas cosas en verano. Una pena porque a mi hijo le encanta, es un pez. Por suerte en casa tenemos un pedazo jacuzzi y yo lo metía ahí de peque y le enseñaba muchas técnicas de flotamiento y buceo, me encantan verlo como se desenvuelve en el agua.

    Le gusta a 1 persona

    1. Oye!! Prueba a cobrar entrada por tu jacuzzi-piscina climatizada q yo ahi veo el negocio jejeje que original!! La verdad q para mí esperar al siguiente verano se me hacia muy largo y no queria que perdiese ell contacto con el agua asi que esta ha sido nuestra solucion! Que ganas de que llegue el verano y ver todos sus avances!! Un besote!

      Me gusta

  6. Espero que el monitor tuviera un mal día y que su lado oscuro haya quedado atrás. Madredelamorhermoso, trabajar con niños y ser un borde no pega nada :/
    Seguro que poco a poco, Pichí irá disfrutando cada vez más (y vosotros, los papis, también).

    A mí me daba un poco de cosa lo de la natación cuando era más peque. Había rulando por las redes algún que otro artículo que desmontaba los beneficios de que los niños (quiero decir bebés-bebés, de meses) empiecen a hacer natación tan pequeños. No lo tenía nada claro y lo dejamos aparcado. Además, súmale, sus rachas anti-acuáticas. Cualquiera le mete en una piscina!

    Lo que sí intentamos fue llevarle a clases de música ¿recuerdas la desastrosa experiencia?. En fin, yo creo que todo llegará. Tendremos tiempo para todo 😉

    No olvides contarnos más adelante cómo va yendo el asunto piscinil.

    Besos!

    Le gusta a 1 persona

    1. A mí empezar con 6 meses me parece super pronto en general, porque no sé si pueden aprender mucho tan pequeñitos a parte del tema del cloro y la piel q no me termina de dar confianza por eso hemos esperado. A Pichi la verdad q el agua le gusta y había q aprovechar y aprender y matamos dos pajaros de un tiro jeje. Aysss si q me acuerdo de lo de las clases de musica, que pena. La verdad que para mi gusto siempre nos tendrian q ofrecer una de prueba gratuita porq no siempre tiene porque adaptarse al niño, a nuestras expectativas etc. Siiiii este verano os contaré la diferencia!! Un besote!

      Le gusta a 1 persona

  7. Pues hoy vengo con una pregunta: a que piscina vais? Es q no logro encontrar ninguna en la q me acojan con menos de un año!! Bueno, encontré una con lista de espera hasta abril :(. (Dímelo por privado en twitter o FB o por el mail si no quieres ponerlo aqui, porfa).

    Y ahora respondo: quiero meter a Habi en una piscina ya!! 😄😄

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s