CÓMO CONTAR UN CUENTO A UN NIÑO MENOR DE UN AÑO

Desde que empecé a trabajar es la madre de Alma de Papi la que cuida de Pichí las dos horas y media que paso fuera de casa. Mientras yo corro cual pollo descabezado por la casa ultimando los detalles para mi partida (un drama, lo sé) ella entretiene a la niña y ya al final me siento a darle el pecho y procedo a irme. Total, que me lío, el otro día, entre un ir y venir de dejar cosas preparadas oí a Alma de Suegri contarle un cuento de tela con dibujitos de la granja tal que así: y la vaca………y el cerdo……oy, qué cochino el cerdo…… y el caballo……. (nótese el tono monótono mientras ella pasaba páginas con la niña revolviéndose un poquillo en el sofá).

Y claro, es que yo, por mi trabajo, tengo que saber contar un cuento con la suficiente gracia para que a un niño con autismo le apetezca hacerme caso. Y eso implica desplegar toooodas tus dotes de actriz y olvidarte de las vergüenzas exprimiendo cada página de las cinco de un libro de tela. Yo pensaba que todo el mundo lo sabía, pero vi que no, así que decidí compartir con vosotras cómo le cuento yo los cuentos a Pichí para llamar su atención.

– El cuento no es una obligación. Si le apetece lo contamos, si no no. Por supuesto, la duración es bastante cortita. No sé si llegará al minuto. Eso sí, es variable, porque a veces le apetece repetir páginas o le interesa mucho tal animal y a lo mejor lo alargamos un poquito.

Dejarles que participen. Pîchí toca los pelos de la oveja, el charco del cerdo… y también pasa las páginas. A veces de dos en dos y otras veces muy cuidadosa de una en una. Obviamente hay que darles un cuento que no vayan a romper porque si estamos preocupados por eso, al final la actividad no se disfruta.

-Lo suyo es que sea un tema del que se pueda sacar chicha. Por ejemplo los animalitos, los medios de transporte, cosas de la vida diaria. Así además les vamos familiarizando con lo que les rodea en la vida cotidiana y a nosotros nos da más juego para llamar su atención.

-Hacer toooodos los ruidos y onomatopeyas aplicables a tooodos los dibujitos de la página. Se puede ir señalando con el dedo el animal que vamos a imitar, nombrarlo y entonces ya desplegar todos nuestros ruidos y caras posibles.

– Estructurar la narración del cuento con frases cortas y repetitivas. La historia en sí para un niño menor de un año no es lo importante. Con frases sencillas, el niño puede llegar hasta a anticipar cuándo haremos un ruidito si todas las páginas las contamos con la misma estructura: “Y fue a despertar al caballo: ¡caballooooo! Y dijo el caballo: Iiiiiiiii pffffff (sonidito del animal jaja).

– Poner caras, poner voces… contar el cuento como nos gustaría a nosotros si fuésemos niños y disfrutar como ellos cuando lo contamos.

El cuento que más le cuento a Pichí. ¿Se ve su manita intentando cogerlo? ¡Ni una foto me deja hacerl!
El cuento que más le cuento a Pichí. ¿Se ve su manita intentando cogerlo? ¡Ni una foto me deja hacerl!

¿Cuándo empezasteis a contarles cuentos a vuestros hijos? ¿Cómo lo hacéis vosotr@s?

Anuncios

20 comentarios en “CÓMO CONTAR UN CUENTO A UN NIÑO MENOR DE UN AÑO

  1. Totalmente de acuerdo contigo. No podías haberlo explicado mejor. 😉
    Yo de lo que me he dado cuenta muchas veces cuando vienen chicas de Prácticas a mi clase, es que cuentan el cuento sin mostrárselo a los niños, es decir, se lo leen mirándolo ellas. Yo me sorprendí bastante la primera vez que lo vi porque pensaba que todo el mundo sabía que los niños tienen que ver las imágenes y participar en el cuento, pero no, más de una y de dos hizo lo mismo. Es más complicado cuando El Niño tiene 2 años y el cuento algo de texto, leerlo al revés pero son los niños los que lo tienen que ver no la persona que lo cuenta.
    Besitos!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues si, el niño tiene que participar en el cuento, está claro y obviamente verlo jaja se ve que no es tan obvio jeje Claro, yo con Pichí me pongo a su lado, leerselo a diez o quince niños es más complicado, por eso de que lo vean todos y leerlo al revés pero bueno, tampoco el texto es mucho!! Muy buen apunte!! Un besote!!

      Le gusta a 1 persona

  2. Ese libro también lo tuvo mi pichón sobre los seis meses (fue un regalo de navidad). Se lo contábamos como tu dices ;). Además siempre lo llevábamos enganchado a la barra del cochecito por lo que, cuando paseábamos, le gustaba ir tocándolo y haciendo ruiditos.

    Desde luego que hay que “ponerle pasión” a eso de contar cuentos. Así muestran mucho interés en lo que les cuentas y llega un momento en el que son ellos mismos los que cogen los libros y te piden que se los leas.
    Mi pichón ya es bastante autónomo y le gusta escoger el cuento que le apetece. Lo abre, toca, pasa las páginas, imita sonidos/da voces-grititos… Si le preguntas por los colores ya los va señalando.

    En casa disfrutamos mucho-muchísimo con los libros. Esperamos que el niño “lo mame” y también sea un gran aficionado a la lectura.

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Claro!! A mi me encanta leer y Alma de Papi sólo se lee las instrucciones de sus cachivaches jeje así que espero que la nena saque mi aficción a la lectura :S. A mí el cuento me lo dejo mi prima y la verdad que da mucho juego para nenes bien pequeñitos y más mayorcitos como tu pichón! Un besote!!

      Me gusta

    1. Haces bien!! Hay que intentarlo y no dejar de intentarlo pero tampoco convertirlo en una tortura porque entonces si que no conseguiremos lo que queremos!! Si quiere ver las fotos en tres segundos pues bueno, eso que se lleva!! Sigue animandole!! Un besote!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Nosotros también tenemos ese librito, era de Sebas y ahora de Ori…a los bebes les encanta, los colores, las texturas, siempre lo disfrutan, además como es de tela cuando ya no quieren que les lea Ori se dedica a chuparlo 😉
    La lectura es una de mis actividades favoritas, espero que poco a poco mis hijos también le cojan el gusto así que los cuentos son de mis regalos favoritos para ellos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad que el cuento es muy versátil desde edades muy pequeñitas hasta más mayores, así que la verdad que un 10. A mí los cuentos me rechiflan un montón también espero que a Pichí le guste tanto la lectura como a mí y no salga al padre en ese aspecto jeje Seguro que ofreciéndoselo y poniéndonos con ellos conseguimos que les enganche!Gracias por comentar!! Un besote!!

      Le gusta a 1 persona

    1. Por algun lado hay que empezar!! No van a empezar leyendose novelas jaja La verdad que al principio que fijen la atención medio minuto en el cuento es un super logro…pero bueno poquito a poco y a seguir disfrutando con un libro entre las manos!! Besote!!

      Le gusta a 1 persona

  4. Me encanta leer/contar cuentos!!! Con los sobrinos a veces lo hacemos con cuentos-cuentos y otras veces los representamos con marionetas (los que ellos nos van pidiendo) y luego van participando y pidiendo ser los personajes. Pero claro, son más mayorcitos.

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

  5. Nosotros hacíamos algo parecido. Sobre todo el Papi, que se metía de lleno en su papel de animales y lo vivía jajaja. Así fue como el Nano empezó a reconocer los animales por los sonidos que emiten. También le dejábamos interactuar, aunque estaba más empecinado en destrozar las páginas del libro, jeje

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s